Envío gratuito en envíos superiores a $2,000

Entre Aromas y Tabacos: La tradición de regalar puros para el nacimiento de un bebé

Entre Aromas y Tabacos: La tradición de regalar puros para el nacimiento de un bebé
Christian W. Pickup, julio 2016

El nacimiento de un bebé es, sin duda, una de las razones más fuertes para regocijarse en el mundo. Él bebé demuestra un futuro, para la familia y para la sociedad. En su inocencia pura, contiene una esperanza para un mundo mejor, y un recuerdo de la inocencia primordial cuando la raza humana todavía no había descubierto el mal. Alrededor del mundo, familias y comunidades reconocen y celebran la nueva vida con varios ritos y tradiciones. Una de estas, en el mundo occidental, es el regalar y fumar puros cuando nace un niño bebe.

En tiempos anteriores, los padres fueron excluidos del proceso de nacimiento. Mientras que los doctores, las enfermeras, la madre y la suegra ayudaron a la mamá a dar luz, los señores tuvieron que esperar a fuera, sin saber cómo era el proceso, y sin saber el género del bebe hasta que salió de su madre. Fuera del cuarto, el padre ansiosamente convivió con sus amigos y otros familiares masculinos, todos esperando mirar el nuevo rostro que en sí mismo encontraron tanta esperanza y gozo.

Si él bebé era un varón, era causa para mucha felicidad. Para la familia, un niño indicaba prosperidad y un futuro familiar. El padre, tan feliz por tener un nuevo hijo invitaba a sus amigos y parientes masculinos a fumar un puro con él. Con el puro, símbolo masculino, de poder y riqueza, con que los hombres habían convivido desde que los europeos llegaron a las Américas, el padre compartió su esperanza y fe por un futuro más fuerte con sus amigos. Antes de la conquista de las Américas, la gente indígena también celebraban la llegada de un niño con regalos, y entre ellos, uno de lo más lujoso era un regalo de hojas de tabaco enrollado, para ser fumada como una ofrenda a los dioses. El puro no se fuma por vicio, ni en aquel entonces, ni hoy; el puro se fuma en un tiempo adecuado, en un lugar adecuado. Es un ritual prehistórico. Todos los hombres, desde el más humilde hasta el más rico, daban puros a sus amigos. Y todos ellos celebraron y fumaban junto con él el futuro todavía no escrito, pero ahora con más promesa. Y no solamente lo hicieron después del nacimiento. También, a veces, después del bautizo, para celebrar otra vez la nueva vida, y su inclusión en la familia de Dios. A veces, no solamente incluyeron a sus amigos y parientes; también invitaron el sacerdote a la reunión y convivio.

Con los años, esta tradición se comercializó, y muchos productores empezaron de promover puros de muy baja calidad, a veces ni son fumables. Con la propaganda anti-tabaco, y la ignorancia alrededor del tabaco, menos y menos personas fumaban, y muchos de los puros regalados para el nacimiento de un bebé terminaron en la basura. El mundo, cada vez más ajetreado, ya no da el tiempo para que los hombres pueden tomar una hora o dos para celebrar la llegada del nuevo varón al mundo.

Hoy, lamentable, poca gente preserva esta tradición. La mayoría de la gente que fuman, fuman por vicio, y fuman cigarros industriales los cuales son muy dañinos para la salud, por la baja calidad de tabaco, y la multitud de venenos y productos tóxicos que contienen. El puro es poco fumado, y confundido por mucha gente con el cigarro. Pero para nada es lo mismo. Es 100% tabaco, que en su estado natural tiene muchas cualidades medicinales, y un efecto a la misma vez calmante y estimulante en el consumidor.

Muchos, erróneamente, tienen la idea que el puro es un producto muy caro, solamente para las personas con una capacidad económica muy alta. Pero hay puros de buena calidad para todos los niveles económicos. Y para los aficionados del puro, fumar su puro sigue siendo un momento casi sagrado, quizás de meditación y reflexión privada con un libro o su Biblia, o un momento de convivio con sus amigos. Sin embargo, en ambos casos, no lo fuman por adicción.

En Tabaquería Xian, estamos dedicados a preservar las bellas tradiciones del tabaco. Es una planta de origen mexicano, y por siglos contaba como uno de los productos más importantes de la economía nacional. Hace cien años, México estaba uno de los principales países en la producción de tabaco y productos de tabaco. En aquel entonces, el ritmo de la vida no estaba tan sobre-acelerada. La gente tomó tiempo para reflexión quieta, y para el sano convivio con sus parientes y amigos. ¡Y se vivieron mejor por esto! En la tabaquería hemos visto nuevas amistades formarse alrededor del puro y la pipa, mientras que la gente toman tiempo para sentarse y hablar. Hablan de temas simples y profundos, pero lo importante es que están conviviendo.

Entendemos que mucha menos gente sabe disfrutar un puro, y muchas veces, cuando nace un bebé, los nuevos padres no tienen mucho dinero para invertir en puros finos, especialmente si la mayoría de sus amigos no los van a fumar. Por esto, estamos en el proceso de desarrollar un puro bueno a muy buen precio, específicamente diseñado para celebrar el nacimiento de un niño. Queremos ver esta bella tradición continuar, y revivirse. Actualmente, tenemos puros de todos los rangos de precio y calidad, hechos por los mejores torcedores independientes de México. Y con esto, esperamos que los señores pueden convivir, compartir su experiencia y sabiduría con el nuevo padre, y juntos, como antes, celebrar un futuro repleto de esperanza.

 

Compartir este artículo



One thought on “Entre Aromas y Tabacos: La tradición de regalar puros para el nacimiento de un bebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *